viernes, 23 de diciembre de 2016

Feliz Noche Buena- Revisemos La Historia [Los Egipcios y el Cristianismo]

Hola Amig@ como estas!

En todo occidente, El Nuevo Testamento, los relatos sobre la vida y obra de Jesucristo son de sobra conocidos. Pero estos relatos, ¿narran realmente lo que fue la vida de Jesucristo, o en realidad es una adaptación de antiguas leyendas egipcias que mitifican la figura de Jesucristo?

Estos datos históricos nos llevan a la reflexión sobre lo que creemos y dejamos de creer, sobre los patrones mentales a los que fuimos y somos expuestos cada dia, dando forma a nuestra realidad

Mi mayor deseo para estas fiestas, es que encuentres dentro de ti, la fortaleza, la energía vital, y la templanza para volverte tu propio observador, para darte cuenta que cuando miramos el universo, si tuvieras la posibilidad de mirar tu cerebro por dentro verias que todos los atomos, están formado un universo en tu interior, lo que es arriba es abajo, mi mayor deseo es que vivas una vida llena de felicidad y te conviertas en el Despierto, sin que nadie pueda engañarte a través de las ilusiones de los sentidos.
Al final de la nota te prepare un video con un saludo especial para ti…



Dejale Tu Saludo a Sensei Diego a Continuación:

Vamos a observar un poco la historia…

Serapis, una versión helenizada de Osiris, fue un Dios de culto entre los judíos del norte de Egipto durante el periodo helenístico (323 a. C. – 30 a. C.). La historia de su nacimiento fue recuperada por Gaston Maspero en su publicación de 1911 “Les Contes populaires de l’Egipte ancienne”. Existe una gran similitud entre el cuento de Satmi y parte del Evangelio de San Mateo, que expongo a continuación.

Cuento de Satmi

Ahora bien, Satmi se acostó una noche y soñó que un espíritu luminoso le hablaba diciéndole: Mahituaskhit, tu mujer, ha concebido de ti. Al niño que dará a luz se le llamará Senosiris, y serán numerosos los prodigios que hará.

Mateo I, 20-21

A José, en sueños, apareció el angel del señor, que le dijo. Toma en tu casa a María, tu esposa; lo que engendró en ella es del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, le pondrás por nombre Jesús porque él salvará a su pueblo.

Ambos relatos cuentan la concepción virginal de un hijo, que en el caso de la mitología egipcia terminaría siendo Serapis (Osiris), y en el caso del Nuevo Testamento terminaría siendo Jesucristo.
La resurrección

Según Plutarco, historiador griego, la mitología griega narra que Osiris murió un 17 de Athyr a manos de su hermano Seth, el cual lo despedazó en 14 trozos que repartió por todo egipto. Isis, su esposa, recogió los restos de Osiris por todo egipto, consiguiendo que este resucitase al tercer día (citado textualmente), un 19 de Athyr. El Nuevo testamento narra como Jesucristo fue crucificado tras ser entregado por Judas Iscariote, para resucitar al tercer día, muriendo un viernes y resucitando un domingo.

Ritos y celebraciones

Dentro de las muchas celebraciones del antiguo egipto, existían dos ligadas con Osiris. Por un lado se celebraba su muerte y resurrección todos los años, del mismo modo que los cristianos pasaron a celebrar la muerte y resurrección de Jesucristo. Por otro lado se celebraba el nacimiento de Horus, el hijo y reencarnación de Osiris, del mismo modo que los cristianos pasaron a celebrar el nacimiento de Jesucristo. Existe mucha discrepancia sobre la fecha exacta de las celebraciones egipcias, pero varias fuentes las hacen coincidir con el solsticio de invierno y el equinocio de primavera, lo que a grandes rasgos, coincidiría con la Navidad y la Pascua cristianas.

La adoración a Serapis también presenta varios paralelismos con las actuales costumbres cristianas. Los seguidores de Serapis creían que para la salvación era necesario el arrepentimiento. Los sacerdotes de este dios egipcio, ejercían la confesión y el perdón de los pecados mediante la inmersión en el agua. Todas estas costumbres fueron heredadas por los primeros cristianos y han continuado hasta nuestros días.

Simbolismo

Por último, en el campo del simbolismo, tanto Osiris como Jesucristo compartieron el mismo símbolo identificativo, ambos eran representados por una cruz. En el caso de Osiris, la cruz se correspondía con ankh o cruz asnada y representaba la vida. En el caso de Jesucristo, su cruz simbolizaba tortura y con los años se convirtió en un símbolo de resistencia.

Vive, lucha, resiste, pero nunca te Rindas!!!
Muy feliz Noche Buena y Feliz Navidad!!!

Un abrazo de Alma a Alma
Sensei Diego

Creador de Sistema de Entrenamiento Subliminal para reprogramar la Mente Subconsciente y hacer uso positivo de La Ley de Atraccíon - Pulsa aquí